Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

  1. Home
  2. Pro News
  3. EL LIIT ENTRA EN EL FITNESS CON MUCHA FUERZA ESTE 2018

EL LIIT ENTRA EN EL FITNESS CON MUCHA FUERZA ESTE 2018

Por
EL LIIT ENTRA EN EL FITNESS CON MUCHA FUERZA ESTE 2018 - Pronews

Siempre hemos escuchado que sin esfuerzo no hay recompensa y que en algunas disciplinas el esfuerzo ha de ser muy exigente. La frase hecha “para presumir hay que sufrir “ en más de una ocasión ha sido nuestra propia justificación para aguantar el momento.

El ‘Low Intensity Interval Training’ o entrenamiento en intervalos de baja intensidad viene a ser el ‘sin prisa, pero sin pausa’ del mundo fitness.

Tras años en los que el entrenamiento HIIT (‘High Intensity Interval Training’ o entrenamiento en intervalos de alta intensidad) se había instaurado como la forma más rápida, pero agotadora, de mantenerse en forma, ahora ha llegado su hermano menor para plantarle cara. Mientras que HIIT requería de una gran forma física para poder aguantar de unos veinte a treinta minutos de ejercicio a nivel muy intenso, LIIT acude al rescate de los que prefieren aumentar el tiempo de entrenamiento y bajar la intensidad del mismo.

¿ Pèro que es realmente el LIIT ?

Como su propio nombre indica ‘Low Intensity Interval Training’ (LIIT) es un entrenamiento prolongado pero de poca intensidad.

La propuesta de esta nueva tendencia del fitness es que la duración del entreno sea mayor, pero que podamos mantener la dignidad y no asfixiarnos mientras intentamos quemar grasas. De hecho, LIIT está enfocado a la realización de ejercicio cardiovascular (nuestro entreno cardio) durante al menos sesenta minutos pero a un ritmo y esfuerzo constantes. Exacto. No se trata de alargar su duración sin motivo alguno. La clave está en que durante esa hora no pares de moverte, pero sin que el corazón se salga de su sitio. La mejor manera de poder comprobar que estamos haciendo un buen trabajo es el poder mantener una conversación fluida sin necesidad de pararnos para respirar.

Con esta metodología conseguirás que durante el entrenamiento se elimine esa sensación de “no llegar” que muchas personas sienten con el HITT. La meta de estas sesiones de baja intensidad es que nuestras pulsaciones se mantengan entre el 65 % y el 75 % de nuestra frecuencia cardiaca máxima. Recuerda, al llevar a cabo la escala de Borg (esfuerzo percibido que se usa principalmente para evaluar la "tensión" subjetiva experimentada durante el ejercicio dinámico ) no superes un 7 de tu resistencia máxima y no sea más baja de un 5.

. ¿Te parece una tontería? No lo es. Muchas de las personas que abandonan el gimnasio lo hacen porque sienten que no pueden mantener el nivel de exigencia de los entrenamientos y para todos ellas, LIIT es una de las opciones más adecuadas.

¿Que conseguimos con la practica del LIIT?

Las virtudes de un entrenamiento a ritmo lento pero constante son muchas y variadas. En primer lugar, LIIT resulta altamente beneficioso para nuestro sistema respiratorio y cardiovascular ya que mejora notablemente la circulación sanguínea. Además, quemarás el mismo número de calorías a largo plazo que si realizaras el de alta intensidad. El motivo es que aunque esta última es menor en el LIIT, lo cierto es que se mantiene constante durante más tiempo. Para entendernos, el LIIT es un corredor de fondo, mientras el HITT lo es de sprints.

Sin embargo, si por algo está causando furor LIIT es por sus ventajas a nivel anímico. Al no experimentar sensación de fatiga (y pensar que vamos a morir ahogados), nuestro cerebro se relaja y, ¡sorpresa!, comienza a liberar hormonas que repercuten de manera positiva en nuestro cuerpo y mente. Así pues, nos encontraremos segregando dopamina (que incita a que te vuelvas adicto a la actividad física), endorfinas (que minimizan los niveles de estrés y ansiedad) y serotonina (que regula los estados de ánimo y el sueño). Porque, queridos, la felicidad también te ayuda a quemar grasa.

El ejercicio clásico (e idóneo) para un entrenamiento de baja intensidad es caminar a ritmo ligero (o lo que los gurús llaman “Power Walking o Nordic Walking “) durante una hora. Sin embargo, lo ideal es que realices LIIT en el gimnasio y así puedas alternar esta caminata light con un poco de bicicleta, elíptica o cualquier otro tipo de máquina cardiovascular. Además, aunque pueda parecer fácil, es conveniente no dormirse en los laureles, dado que la no sensación de agotamiento puede llevarte a relajarte y a bajar más todavía el ritmo. Piensa que para que puedas ver resultados con este entrenamiento debes mantenernos siempre entre el 65 % y 75 % de nuestra frecuencia cardiaca máxima.

El entreno siempre es dinámico y fluido, combinando ejercicios funcionales con peso corporal o bien algún peso libre y las maquinas que podemos encontrar en la sala de fitness. Lo atractivo es la variedad y no la rutina en tu entreno.

En Profitness hace años que el LIIT está entre nosotros por lo que nuestros socios ya lo practican sin tal vez, darse cuenta de ello. Podrás encontrarlo en nuestras clases de: Metabólico, Yoga, Body Balance, Body Pump, Estiramientos y Gyrokinesis entre otras.

¿Por que entrenar entre el 65 % y el 75 % de tu capacidad máxima ?

Para que nuestro cuerpo responda a la carga física necesita la energía almacenada de forma química( proporcionada de los alimentos “ macronutrientes “ ) para poder transformarla este tipo de energía mecánica la cual es necesaria para la contracción muscular.

Dependiendo de la intensidad y de la duración del ejercicio predominan el aporte de energía uno u otro sistema, aunque siempre habrá entrega de energía por ambos sistemas.

Lípidos (Grasas). El aporte de lípidos obliga la presencia elevada de oxígeno. Por ello no pueden utilizarse, de forma importante, en los ejercicios moderado-intensos o intensos de tipo aeróbico. Predominan durante el reposo y en el ejercicio de actividades leves cotidianas, donde aportan energía, especialmente cuando la intensidad del trabajo aeróbico se halla alrededor de ≤ 70 % FC Máx. Se almacenan en forma de triglicéridos principalmente en la grasa subcutánea. Recordemos que 1 gramo de lípidos aporta 9 kilocalorías (Kcal.).

- Hidratos de carbono (HC): Desde el punto de vista aeróbico se utilizan en actividades moderadas, moderado-intensas e intensas con valores entre el 70 – 85 % de FC Máx. Los deportistas de las disciplinas de resistencia en el alto rendimiento pueden entrenar de forma aeróbica a intensidades muy cercanas al 90% de FC Máx. Personas con escasa condición física (CF), pueden realizar trabajo aeróbico por debajo del < 85% de la FC Máx., e incluso por debajo del 80%. Se almacenan en forma de glucógeno en los músculos y en el hígado. Recordar que 1 gramo de HC origina 4 Kcal.

- Proteínas. El organismo trata de utilizar lo menos posible las proteínas como fuente de energía, dado que sus funciones son constructivas y reparadoras. Son más utilizadas cuando las reservas de glucógeno se están agotando. Su almacén principal se sitúa en los músculos. No olvidar que 1 gramo de proteína produce aproximadamente 4 Kcal.

Este año el LIIT entrara con fuerza en muchos centros deportivos y gimnasios para que la población encuentre un formato diferente de entrenamiento. Tal vez esta metodología ya muchos la estemos haciendo pero no nos estemos dando cuenta de ello.